Como en todas las bombas centrífugas, en las nuestras el líquido que entra axialmente en el rodete a través de la tubería de succión se desvía perpendicularmente mediante los alabes centrífugos del rodete en dirección radial. Las fuerzas centrífugas, que actúan en cada partícula de líquido, originan durante el paso del líquido por la zona de los alabes un aumento de la presión y de la velocidad. Después de la salida del impeller, el líquido se acumula en el case, voluta o caja espiral. Debido al tipo de construcción del case, la velocidad del flujo se reduce de nuevo ligeramente lo que trae como consecuencia un aumento en la presión del fluido.
Fundamentalmente nuestras bombas tanto de arrastre como centrifugas son casi iguales, inclusive, su apariencia externa es igual. La diferencia real y concisa está en la tecnología de cómo se realiza la transformación de energía a través del impeller. En la de arrastre la transformación se realiza a través del Dragpeller® y en las bombas centrifugas se realiza a través de impeller centrífugo.

centrifugal